Bibiana Monje

ARTISTA www.bibianamonje.com

Mentira Cultural: “No hay nada más peligroso que SER quienes somos”

Estos días he vuelto a ver los documentales de Zeitgeist,  y cuando hablo de ello, me sigue sorprendiendo que la mayoría de la gente aún no conozca esta trilogía de concienciación mundial. Aunque el tema que quiero exponer en este post  no se centra en este movimiento, si me gustaría animar a los que leen a pararse y a ver, al menos, la 1º y 2º parte, pues creo en la necesidad absoluta de conocer  la información que en ellos se expone: religión, manipulación social, política, ambiental, económica,  cultural y espiritual. Si les adelanto que les impresionará. Lo crean o no, estamos sumergidos en lo que antes llamaban la era futura de ciencia ficción, con la ligera diferencia de que en nuestra sociedad el término ficción empieza a mutar rápidamente en su concepto.

Llevo ya algún tiempo interesándome en distintas y nuevas formas de visión, a través del cine, libros de psicología y espiritualidad, escuchando conferencias TEDx, realizando Terapia Gestalt, viendo vídeos y programas documentales, observando las redes sociales, medios de comunicación,  etc. con la intención de enterarme de lo que pasa, de mi realidad personal y social, buscando en ella alguna inspiración que me haga emprender un modelo nuevo y comprometido de creación. ¿Y qué he descubierto? de momento que no me vale ya acumular proyectos que me sirven para poco más que reforzar mi confianza artística, el reconocimiento público, el contento de mis padres, la satisfacción de mi ego, pagar, como mucho, las facturas de teléfono, si no me endeudo antes, y/o agilizar el intento de escalada hacia un sector profesional que reside en capitales donde la Industria esclaviza dicha inspiración. No me sirve para nada. ¡Bueno sí! Para recortar mis hemisferios cerebrales, como está tan de moda… Así es que debo confesar que sigo en dicha búsqueda, aprendiendo, sobre todo a comunicarme con la paciencia, el silencio y la respiración. Apostando por una confianza más profunda, que nada tiene que ver con esta película de terror económico, sino que va más allá, lejos de toda cultura y educación, y que es la base de la re-evolución interior, o al menos de la mía.

¿Por qué todo este palique?  Porque quería llegar a este punto: la desorientación en una realidad invisible, aparentemente. Y es aquí donde aprovecho para volver a mencionar el movimiento Zeitgeist, meramente como ejemplo, ya que al verlo por segunda vez ha vuelto a mí la urgente necesidad de luchar por “abrir los ojos” ante esta monstruosa inconsciencia general. A ver si me explico: cuando uno empieza a despertar, en cualquier época del mundo, la apabullante realidad siempre nos deja en una especie de estado de shock (permítanme la inventiva). Es entonces cuando empieza a aparecer la conciencia. Una vez se consigue la aceptación de la realidad (si es que se consigue), y dependiendo de las circunstancias personales, solemos redirigir nuestras vidas hacia aquello que creemos mejor para nosotros, pues antes nos movíamos desde una inercia inconsciente dirigida por factores externos. ¿Qué quiero decir? Desde mi punto de vista, este gran Imperio Americano de Esclavización Mental nos ha convertido en una de las civilizaciones más retrasadas de la Historia, incentivando la desconexión con la vida, la autodestrucción y acercándonos a los límites del sufrimiento humano. Es por ello por lo que creo que andamos en el “núcleo mismo de la mutación de nuestra especie” (expuesto en mi post anterior) ya que o cambiamos o nos extinguimos. Repito “¿y qué quiero decir con esto?” Que me doy cuenta de que la única manera que tengo de cambiar las cosas es cambiando mi propio mundo, mi realidad, ¿y cómo? Despertando. Dándome cuenta de lo que pasa, por muy duro que sea. Y no planteo esto como una elección, sino como un remedio. ¡No tenemos elección si queremos cambiar las cosas! ¿Entienden? Como yo lo veo, las circunstancias son tan “heavies” que la única salida útil que nos queda es la re-evolución individual. Pues ya lo ven: miles de guerras, manifestaciones, quejas, envidias, luchas pacíficas, de intereses, sublevaciones, desastres naturales, crisis, rescates, manipulaciones, denuncias, inconformismo, egoísmo, otra vez guerras, manifestaciones, etc. ¿Se dan cuenta? Lo hemos hecho todo y seguimos repitiendo el ciclo, sangre, insatisfacción, infelicidad… ¿Qué nos queda? ¡Nos queda lo que aún no hemos hecho señor@s! Eso que a todos nos da pánico sólo pensar: ser honestos, no escalar, no pertenecer, no ser quien deberíamos, no vengar, no luchar, no ser los mejores, defraudar… ¡SER quienes somos! a toda costa, porque no hay nada más peligroso en este mundo de monstruos que ser quienes somos, o eso nos han hecho creer ¿verdad?  Pues ¿saben qué? Es mentira. La única razón lógica de nuestra existencia es SER quienes SOMOS… como mínimo.

He querido escribir este texto para compartir mis ganas y animarles a confiar, a perder el miedo y a buscar la manera de abrir los ojos. No más dioses industriales, castigadores y superficiales, no más autoridades que la propia. ¡Honrémonos joder! Aprendamos de nuestras emociones más íntimas, de nuestras fortalezas y debilidades, de la naturaleza, pero sin juicio. El camino puede parecer largo y difícil, pero no es más que eso, una apariencia,  una semilla más podrida de creencias, cuya función es la de atemorizarnos para negarnos el derecho a vivir como queremos. Cuando descubramos el poder que nos correspondió al nacer seremos libres. ¡Ánimo! “Las sombras nos indican que la luz anda cerca“.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en julio 30, 2012 por en Personal y etiquetada con , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: